• Posted by : Ismael dsa 7 abr. 2016


    • Capítulos: 13
    • Año: 2016
    • Género: Drama, Comedia

    Promesa entre dos amigos 


    Sinopsis


    No importa la época para tener sueños y dedicarte a aquello que crees que puede llenar tu vida. Este es el caso de cierto ex convicto que desea dedicarse al antiguo arte del rakugo, un entretenimiento japonés con varios siglos a sus espaldas. Este desea aprender del gran maestro Yakumo, ya que cuando estuvo en prisión se enamoró de su manera de contar cierta historia llamada “Shinigami”. En un principio tiene algunos problemas para que lo acepte como discípulo formal. A base de insistir lo consigue, pero a cambio de cumplir tres promesas. Un deber que está muy relacionado con el pasado de Yakumo y su amigo Sukeroku, dos hombres que siguieron el camino del rakugo en una época difícil.

    Trama y Desarrollo


    ¿Cuánto tiempo hacía que Studio Deen no sacaba algo tan bueno en años? Bueno para las amantes del shonen ai y el yaoi tal vez sí, pero para servidor no. Siempre fue un estudio muy irregular en sus adaptaciones como Umineko no Naku Koro ni o Fate/Stay Night y rara vez ha emitido producciones de calidad. SGRS es una excepción asombrosa que nos narra la vida y carrera de dos artistas que, por diferentes razones, se dedican al rakugo. El rakugo es un entretenimiento japonés basado en monólogos humorísticos, muy cercano al teatro. En este arte, un narrador vestido con kimono se sienta en un cojín situado en el centro de un escenario. Una vez comienza la función cuenta una historia que suele ser bastante extensa e interpreta diferentes papeles y personajes que entablan un diálogo entre sí. El cambio de personajes se realiza únicamente mediante la variación del tono de voz, las expresiones faciales y un ligero giro de cabeza. También usa algunos objetos como un abanico de papel. 

    Este relato se desarrolla principalmente en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, una época de cambios para el país y el tradicional rakugo. Durante la guerra, había sufrido mucho debido a la censura y al número cada vez menor de aprendices que tenían que luchar en el campo de batalla. Tras el conflicto, la situación no mejoró demasiado por la irrupción de nuevas formas de entretenimiento como la televisión y la visión anticuada de los más mayores que se negaban a adaptarse a los nuevos tiempos.

    En medio de esta transición y flujo de acontecimientos se nos cuenta la historia de Kikuhiko y Sugeroku. Narrándose desde el punto de vista de Kiku, empieza con la acogida y aprendizaje de ambos por parte del maestro Yakumo. Partimos en este viaje sin saber nada de ellos, pero poco a poco damos cuenta de sus personalidades, dudas y aspiraciones. En especial de Kiku, un chico cuya configuración inicial dista cada vez más del hombre en el que se convierte. Su crecimiento como persona abarca experiencias amorosas, relaciones de amistad y profesionales o la inquietud por buscar su propio rakugo. Una gran evolución que se extiende en el tiempo y afecta también a los demás personajes. Tampoco estos se mantienen estáticos sino que los acontecimientos por los que pasan les hacen cambiar y tomar decisiones cruciales para el futuro. 


    Lo más increíble es que en el fondo no es una historia compleja o dramática. No cuenta con giros del guión inesperados o hechos desgarradores, pero la manera que tiene de contarla y agudizar nuestro interés es asombrosa. Pese a tratarse de un relato largo que abarca cerca de dos décadas, la narración es ágil sin prescindir de casi nada, intercalando partes y diálogos de la vida cotidiana con momentos importantes para marcar el desarrollo de la historia y los personajes. La amistad y rivalidad entre los dos principales también es uno de los pilares del buen gusto que nos deja esta serie. Su caracterización perfecta convence a todo su público pese a no ser el protagonista del agrado del personal en el primer capítulo. En cuanto a los fallos, no pude encontrar nada digno de relevancia aunque hay una o dos situaciones dramáticas que me parecieron forzadas.

    Por último, tiene su parte entretenida y divertida con las actuaciones de los intérpretes que te sacan más de una carcajada. No cuesta mucho concentrarse en el cuento, ya que demuestran tener una gran capacidad para hacernos imaginar a los personajes y las interacciones entre ellos. Algo que no me extraña viendo lo natural que salen de su boca las palabras. Mientras ves la actuación te hace sentir parte del público que está disfrutando y riendo con el cuento.

    Personajes


    -Kikuhiko (en la actualidad Yakumo): Maestro de Yotarou y el mejor contador de historias dentro de esta profesión. Su especialidad son las historias picantes donde aprovecha al máximo sus capacidades interpretativas para narrar cuentos redondos. Por eso es capaz de llenar auditorios completos. Suele mostrarse frío y desagradable hacia el resto de personas, algo que le granjea el odio de Konatsu.

    Cuando era pequeño era un niño callado, tímido y sensible. Fue abandonado por su madre, una geisha, al no ser capaz de bailar por tener una pierna lastimada. Pero le acogió su antiguo maestro de rakugo, que llevaba el título de Yakumo, como favor a su madre. Allí aprende este oficio, pero a diferencia de su nuevo amigo no está entusiasmado con eso sino que para él es una obligación. Hecho que cambia con el tiempo, según crece y avanza detrás de la espalda de su compañero (mucho más popular) al que admira. Con los cambios que sufre durante su juventud y crecimiento como artista se vuelve serio, solitario, tacaño y guapo -con mucho éxito entre las chicas-. Al final, logra perfeccionar su propio estilo y escala posiciones en el mundillo, convirtiéndose en el Yakumo de Octava Generación.


    -Sugeroku: El mejor amigo de Kiku y casi como un hermano para él. Esto es debido a que ambos no tienen padres y en el caso de Sugeroku vivía con un viejo hasta que este se murió. Cree que ha nacido para el rakugo y le apasiona contar historias que hagan reír al público. Con este motivo acude al antiguo maestro Yakumo para mejorar y poder conseguir ese título algún día. Entre sus mejores virtudes están su bondad, confianza y el talento natural para el rakugo, hecho que lo hace mucho más popular que el resto de narradores. No obstante, tiene una gran cantidad de defectos desde pequeño: testarudo, impulsivo, maleducado y sucio. Sumando aún más vicios como las mujeres y el alcohol cuando llega a la edad adulta. Vive la vida sin pensar mucho en las consecuencias y por eso es criticado por la mayoría de los representantes más antiguos. A los que también contradice porque cree que es necesario que el rakugo cambie para adaptarse a los nuevos tiempos.


    -Yotarou: Un joven que salió recientemente de la cárcel tras cumplir su condena y que ansia convertirse en el discípulo del maestro Yakumo. Puede parecer lo contrario, pero es un tío afable, alegre, gracioso y parlanchín. Está decidido a seguir el camino del rakugo, aunque su estilo sea muy diferente al de su maestro. Al principio, tiene dificultades para aprender este arte y se limita a repetir las palabras sin darles la gracia que necesitan. Pero en su primera actuación logra divertir al público y a su antiguo jefe. Su estilo para hacer rakugo es parecido al del padre de Konatsu.


    -Konatsu: La hija de Sugeroku y amante desde pequeña del rakugo de su padre. Debido a ciertas circunstancias, es cuidada desde pequeña por Kiku. No obstante, le odia porque cree que es el culpable de la muerte de su padre. Tiene dotes para actuar, entre ellas una gran voz y agradable de escuchar, pero solo practica a escondidas. En cuanto a su personalidad, tiene mal carácter y no es una persona accesible. Parece bastante marimacho y fuma bastante.


    Durante este arco dedicado a Kikuhiko y Sugeroku, hemos podido ver unos personajes completos y a los que difícilmente se les pueden sacar fallos porque han cumplido en todos sus apartados. La primera impresión con ellos es buena y esta se confirma cuando asistimos a vivir sus días, desde su niñez hasta la etapa adulta donde estos cada vez se hacen más complejos y van adoptando nuevas formas de pensar y crecen tanto profesionalmente como personalmente. Ninguno de ellos es perfecto y por eso cometen errores, pero eso solo logra convertirlos en unos personajes más queridos y realistas si cabe. Ahora veremos si en la segunda temporada los nuevos talentos del rakugo pueden dar la talla al igual que esos dos amigos inseparables.

    Arte y Banda Sonora


    Por otra banda, estoy gratamente sorprendido con el arte general que ha sido excelente. Las mofas que ha habido con Studio Deen durante años han estado en parte justificadas, pero ahora se redime con esta gran obra. Debido a que la historia se desarrolla a lo largo del siglo XX, no pudieron haber sido  más adecuados los recursos para lograr una ambientación perfecta. Sobre el uso de colores se nota la presencia de colores como puede ser el marrón o el naranja, que daban una sensación de calidez. Los fondos representaban  los lugares típicos y tradicionales que podías encontrarte en ese Japón entre la Segunda Guerra Mundial y el período inmediatamente posterior con sus cambios hacia el mundo moderno. La mayoría son interiores, pasando una parte importante del tiempo dentro de los hogares o actuando en los teatros. Aquí como sabemos realizan sus actuaciones, donde los movimientos son muy fluidos y la gama de expresiones que son capaces de ejecutar son sorprendentes. Los personajes tienen unos diseños que se acercan bastante a un estilo realista y que nos ayuda a dar más esa atmósfera auténtica.

    Kana Shibue es la compositora de esta banda sonora que como el Japón del siglo XX está sufriendo  una transición para adaptarse a los nuevos tiempos. Durante las largas conversaciones entre los personajes el ambiente suele estar desprovisto de cualquier acompañamiento musical y solo oímos sus voces o las risas del público. Pero una vez llega una escena señalada se pone en marcha la música, la cual alterna diferentes melodías para provocar un cambio o reacción en nuestro rostro. Pasa de melodías con instrumentos japoneses tradicionales, -normalmente de cuerda- a temas de jazz, contraponiéndose lo antiguo que pervive con lo nuevo que está llegando. Por otro lado, las escenas sentimentales se usan instrumentos como el piano y el violín.

    Calificación: 9

    { 2 comentarios... read them below or Comment }

    1. Sin duda fue por mucha diferencia el mejor anime en la última temporada. Si tomamos las series de primavera e invierno, sigue siendo la mejor, aunque ha habido otras bastante buenas como Gundam Ibo, que tuvo puntos bastante altos, incluso hay otras series que estuvieron excelentes(pero pasaron debajo del radar). Aún así sin duda alguna fue Rakugo la mejor.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. De las que yo he visto y leído reseñas y opiniones parece que no hay duda de ello. Gundam Ibo no la he visto porque como aún no he visto ninguna de las muchas series de Gundam no me he animado. Pensaba ver Mobile Suit Gundam Seed de 2002 cuando tenga tiempo.

        Eliminar

  • Copyright © - La Cueva del Manganime - La Cueva del Manganime - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan